Intento de Objetividad

¿Por qué no es malo contradecirse en pensamientos?

Escrito por intentodeobjetividad 08-09-2014 en General. Comentarios (1)


Hay dos supuestas verdades sobre las opiniones que son creencias muy comunes pero absolutamente erróneas. Por un lado, se cree que está mal contradecirse. Vemos, por ejemplo, que todos los programas de TV afines al gobierno muestran lo que piensan los políticos opositores ahora y  lo que pensaban hace años o décadas. Eso es una insensatez porque el cambio es parte de nuestra realidad. Todo cambia, desde las células hasta los astros y el hombre no es la excepción.  Si fue positivo o negativo es otro tema pero no puede criticarse el cambio en sí. Obviamente luego de mucho tiempo ese cambio gradual puede provocar una contradicción con el pensamiento viejo.  Eso es normal, lo raro es criticarlo. Estar en contra del cambio o de la posible contradicción es como estar en contra de que los arboles crezcan o el sol salga. Es inevitable que sucedan.

   Otro falsedad sobre las opiniones es que debes defenderlas a muerte porque sino implica falta de convicciones de la persona que las emite. Si tus convicciones varían es algo positivo, significa que no sos un fanático. Pensar lo mismo todo el tiempo es irracional. No es bueno quedar estancado ni en el pensamiento ni en ninguna otra cuestión en la vida.  Lo bueno es mejorar cada día tus pensamientos,  que se enriquezcan con las opiniones de los demás o por sí mismos. Recordemos lo que provoco el fanatismo y la intolerancia en otras épocas: la inquisición en la Edad Media o las dictaduras para acercarnos más en el tiempo. Nadie tiene la razón completa ni nunca llegaremos a conocerla y eso es lo lindo (o lo feo) de la vida.

   Particularizando un poco este tema, en Argentina se vive un momento de mucha división o por lo menos eso es lo que proponen desde el amplio abanico de dirigentes políticos opositores y oficialistas.  Es necesario recuperar el debate y no seguir con la descalificación falaz al que piensa distinto.  En cualquier discusión política o de otra índole vemos que cada uno quiere ganar, no le importa tener la razón o no. Parecen dos gladiadores que buscan derribar al otro con la multitud clamando.  Lo que deberían hacer es apoyarse mutuamente para encontrar la mejor propuesta o por lo menos la mejor posible. Si, es una postura idealista pero no por eso desechable. Como mínimo, debería mantenerse el respeto entre ambos y ni eso sucede en nuestro país.


Cediendo el protagonismo

Escrito por intentodeobjetividad 03-09-2014 en General. Comentarios (2)


En las últimas semanas vimos a varios dirigentes de UNEN  pidiendo la alianza con el PRO. Esto desencadena una seria de perjuicios que amenazan con terminar con esta incipiente conformación política.  Si se concreta, se perdería la coherencia ya que el año pasado en la Capital Federal se compitió en contra del partido de Mauricio Macri. ¿Cómo se explicaría un cambio tan radical? Además  el PRO no quiere ser parte de UNEN. Siempre que pudieron lo dijeron públicamente y es así porque su idea es pactar a nivel provincial/distrital con los otros partidos, no a nivel orgánico.  El nombre PRO ya está instalado y no van a ceder eso. Suponiendo que sí quisieran participar de la interna de UNEN, pedir les, mejor  dicho, rogarles que lo hagan les da una posición inmejorable de negociación. Podrán imponer las condiciones que quieran. Prácticamente es entregarles una potencial candidatura presidencial en bandeja de plata.

   Adéntranos un poco en UNEN vemos que hay 3 corrientes claras: los partidos que crearon el FAP en 2011, la UCR y los dirigentes cercanos a Elisa Carrio. Los primeros son contrarios al acuerdo con la derecha, en cambio, los lilitos apoyan la opción contraria. La postura de los radicales es mucha más compleja.  La cúpula mantiene una posición ambigua pero más tendiente a rechazar el acuerdo mientras los caudillos del interior están totalmente dispuestos a pactar. El claro ejemplo es el cordobés Oscar Aguad que sabe muy bien que con ese aporte podría llegar a la gobernación. Esto se repite en casi todas las provincias, a excepción de Buenos Aires y Santa Fe. Parece que la Unión Cívica Radical cederá su base territorial una vez más como en la elección presidencial de 2007 donde su candidato fue Roberto Lavagna.

   Una actitud indispensable que debe mostrarse a la sociedad para ser una opción concreta de gobierno es unidad. Con este desentendimiento, UNEN muestra lo contrario. Y peor aun su ventaja de ser la opción no peronista más fuerte se diluye frente al crecimiento del ex presidente de Boca en las encuestas. Es difícil divisar un horizonte de mejora, aparentemente la crisis es terminal. Si UNEN pacta, Macri gana la interna y es candidato, si UNEN rechaza, la fragmentación es inevitable.  Ojala sus dirigentes tengan un atisbo de lucidez y se den cuenta que deben asumir una postura concreta contraria a ser funcionales a la derecha.  Quizás la opción sea  recrear el Frente Amplio Progresista intentando sumar sectores afines. Sería lo más coherente y sobretodo no se perdería la dignidad que eso es lo que quieren Carrio y compañía. Cambiar dignidad por poder.