Grandes batallas de la historia – Parte 1

Escrito por intentodeobjetividad 08-07-2012 en General. Comentarios (0)
La historia en su inmensa vastedad definió muchas veces su futuro en solo cuestión de horas, en terribles batallas que se libraron en nuestro planeta. Claramente estas batallas fueron el desenlace de un proceso mucho más abarcativo pero no podemos desconocer su gran importancia histórica. Repasemos algunos de estos momentos tan importantes.



Batalla de los Campos Cataláunicos (451 d.c.):



Desde el siglo IV los pueblos germanos se instalaban paulatinamente en regiones romanas. El Imperio Romano intento integrar estos pueblos al imperio ya que el ejército romano no tenía capacidad de evitar estas enormes invasiones. Los romanos firmaron alianzas con muchos de estos pueblos y lograron controlar la situación.

A principios del siglo V desde las estepas mongolas llegaron Atila y sus terribles hunos que empujaron a todos los pueblos germanos hacia el Imperio.  Los romanos estaban desbordados y la situación se volvió incontrolable. Perdieron vastas extensiones de territorio a manos de los germanos y la amenaza huna se cernía sobre toda Europa.

La habilidad diplomática del Magister Militum romano Flavio Aecio logro que algunos pueblos germanos se aliaron con Roma para enfrentar al “Azote de Dios” y sus hordas. El ejercito de coalición estaba compuesto principalmente por visigodos, comandados por su rey Teodorico, y romanos, liderados por  Flavio Aecio. Este ejercito romano/germano era el último obstáculo real que tenia Atila para dominar Europa, su derrota significaba el fin de la sociedad occidental.



El ejército avanzaba hacia el norte para encontrarse con los hunos que estaban en la Galia, saqueando cada ciudad o pueblo que encontraban.  Finalmente ambos ejércitos convergieron en el noroeste de la actual Francia, exactamente en los Campos Cataláunicos, en el año 451. En el campo de batalla había en total más de 100.000 almas preparadas para luchar y los hunos tenían una notable superioridad numérica. Flavio Aecio , denominado posteriormente “el último de los romanos”, dio una última y notable arenga a sus tropas, parecía que el ejercito romano volvía a ser invencible como en tiempos pasados.  

La batalla comenzó con un ataque de las hordas hunas y sus aliados ostrogodos a los romanos, alanos y visigodos. Transcurrieron varias horas pero los romanos y aliados seguían resistiendo los embates hunos. A pesar de la muerte del rey visigodo, Atila no lograba doblegar a sus enemigos, peor aun los ostrogodos comenzaron a huir del campo de batalla. Finalmente los hunos se retiraron porque la derrota era segura.

Esta gran victoria no pudo evitar el derrumbe romano a manos de otros pueblos germanos pero sí evito el avance huno. Atila murió pocos años después y la amenaza huna se esfumo tan rápido como había aparecido.


Batalla de Poitiers (732 d.c.):



El profeta del Islam Mahoma nació a fines del siglo VI en La Meca, un importante centro comercial de la Península Arábiga. Mahoma con  su predica logro unificar política y religiosamente a los dividido pueblos árabes. A la muerte del profeta toda la península arábiga estaba dominada por el Islam. 

La nueva religión pregonaba la Jihad (guerra santa), esto permitió la rápida incorporación de muchos soldados a los ejércitos musulmanes y les otorgo valentía en la batalla. Los sucesores de Mahoma expandieron inmensamente el Imperio Musulmán que en el año 715 abarcaba un territorio que se extendía desde la Península Ibérica hasta el actual Afganistán.

El Imperio Romano de Occidente había sucumbido hace 3 siglos y Europa estaba gobernada por diversos reinos germanos. Los visigodos estaban instalados en la Península Ibérica y poco pudieron hacer frente al avance musulmán por Europa, para sobrevivir se refugiaron en el norte montañoso de la actual España.



El Reino Franco está ubicada en la actual Francia  y ante el inminente avance musulmán se preparo para la batalla. Carlos Martel preparo un poderoso ejército de  aproximadamente 30.000 soldados que consistía principalmente de infantería. Martel era mayordomo del rey franco y era quien realmente llevaba las riendas del reino. El ejercito musulmán estaba liderado por Al Gafiki, el emir de la región hispana que dominaba el islam, y a diferencia de los francos estaba compuesto principalmente por caballería. Se calcula que contaba con una tropa de 60.000 jinetes.

Carlos Martes dispuso su ejército en formación similar a la falange griega, formando un frente compacto. Esta táctica resistió los reiterados ataques de caballería de los musulmanes y  el ejército franco resulto victorioso. Los restos del ejercito de Al Gafiki , quien murió en batalla,  se retiraron a la Península Ibérica y problemas internos evitaron que el Imperio Musulmán vuelva a intentar un avance sobre Europa.


Imaginemos que Atila o Al Gafiki hubieran triunfado en sus respectivas batallas ¿Cómo sería nuestra sociedad moderna?