Intento de Objetividad

Cediendo el protagonismo


En las últimas semanas vimos a varios dirigentes de UNEN  pidiendo la alianza con el PRO. Esto desencadena una seria de perjuicios que amenazan con terminar con esta incipiente conformación política.  Si se concreta, se perdería la coherencia ya que el año pasado en la Capital Federal se compitió en contra del partido de Mauricio Macri. ¿Cómo se explicaría un cambio tan radical? Además  el PRO no quiere ser parte de UNEN. Siempre que pudieron lo dijeron públicamente y es así porque su idea es pactar a nivel provincial/distrital con los otros partidos, no a nivel orgánico.  El nombre PRO ya está instalado y no van a ceder eso. Suponiendo que sí quisieran participar de la interna de UNEN, pedir les, mejor  dicho, rogarles que lo hagan les da una posición inmejorable de negociación. Podrán imponer las condiciones que quieran. Prácticamente es entregarles una potencial candidatura presidencial en bandeja de plata.

   Adéntranos un poco en UNEN vemos que hay 3 corrientes claras: los partidos que crearon el FAP en 2011, la UCR y los dirigentes cercanos a Elisa Carrio. Los primeros son contrarios al acuerdo con la derecha, en cambio, los lilitos apoyan la opción contraria. La postura de los radicales es mucha más compleja.  La cúpula mantiene una posición ambigua pero más tendiente a rechazar el acuerdo mientras los caudillos del interior están totalmente dispuestos a pactar. El claro ejemplo es el cordobés Oscar Aguad que sabe muy bien que con ese aporte podría llegar a la gobernación. Esto se repite en casi todas las provincias, a excepción de Buenos Aires y Santa Fe. Parece que la Unión Cívica Radical cederá su base territorial una vez más como en la elección presidencial de 2007 donde su candidato fue Roberto Lavagna.

   Una actitud indispensable que debe mostrarse a la sociedad para ser una opción concreta de gobierno es unidad. Con este desentendimiento, UNEN muestra lo contrario. Y peor aun su ventaja de ser la opción no peronista más fuerte se diluye frente al crecimiento del ex presidente de Boca en las encuestas. Es difícil divisar un horizonte de mejora, aparentemente la crisis es terminal. Si UNEN pacta, Macri gana la interna y es candidato, si UNEN rechaza, la fragmentación es inevitable.  Ojala sus dirigentes tengan un atisbo de lucidez y se den cuenta que deben asumir una postura concreta contraria a ser funcionales a la derecha.  Quizás la opción sea  recrear el Frente Amplio Progresista intentando sumar sectores afines. Sería lo más coherente y sobretodo no se perdería la dignidad que eso es lo que quieren Carrio y compañía. Cambiar dignidad por poder.


Comentarios

... obviamente yo me considero un Hobbesiano o Maquiaveliano, y para mi, todos los q están en política, no es porque son buenos tipos, sino porque quieren poder... por ende, para mi no seria contradictorio q se unieran con el PRO, porque es lo q mas les ayudaría a cumplir su objetivo, q es llegar a la presidencia...

desde mi perspectiva, hay un atraso muy grande en la política argentina, se habla de ideologías, de derecha e izquierda, cuando son términos obsoletos y del siglo pasado, yo creo q lo q queda hoy es el pragmatismo, porque no importa quien sea el q este en el poder, si hay q devaluar va a devaluar, sea Binner, Cristina, o Altamira...

Añadir un Comentario: