Intento de Objetividad

Sobre el alma


 La existencia del alma conlleva diversas dificultades lógicas. Para empezar, el inicio del alma de cada ser no es claro. Supongamos a un ovulo fecundado como el comienzo. Más allá de su potencialidad, posiblemente en algunos meses sea un bebe, el ovulo y el espermatozoide no son más que células del cuerpo humano. Entonces ¿Por qué no consideramos que todas las células tienen alma? La definición de alma también es confusa. Los recuerdos y los pensamientos son procesos que se producen físicamente en ciertas zonas del cerebro y está científicamente demostrado.  Esto reduciría el alma a un simple ente desindividualizado. Sería una simple fuerza que supuestamente esta dentro de nosotros y según el consenso es lo único de eterno que tenemos. Pero ¿Por qué deberíamos ser eternos? Quizás creerlo solo sea un mecanismo de autodefensa para no desesperarnos ante el fin de nuestra vida. Eso explicaría la presencia de religiones en los diferentes pueblos que habitaron nuestro planeta.

 Cada ser humano es una numerosa pero finita cantidad de células con variedad de formas y funciones. El hecho de que miles de pequeñas vidas formen una única como nosotros mismos es raro pero relativamente cierto. No obstante,  posiblemente no seamos un ser en plenitud. Esa sensación de individualidad solo es ficticia. Adquirir la conciencia de la existencia propia nos permite subsistir, la tienen los animales y el hombre. A partir de este conocimiento identificamos por oposición a todos los seres y objetos ajenos a nosotros. Ningún animal se daña a sí mismo, o a lo que cree que es él mismo, a menos que eso genere un bien mayor para su  especie ya que el fin primario de todos los seres es subsistir individual y colectivamente. La capacidad humana de poder revertir varias de sus características animales le permite poder prescindir de su vida practicando el suicidio. 

 Si esta conjetura es cierta, hay un argumento más para afirmar la inexistencia de las almas. No somos un ser especifico somos una composición de células en continuo movimiento. Están unidas físicamente, conforman un solo cuerpo pero no son una única vida o ser. Los animales nacen con instintos y los humanos también pero los suyos pueden ser naturales (comer, dormir, respirar, conciencia de uno mismo, etcétera) o racionales (creencia en lo eterno). Cuando morimos simplemente nuestro organismo deja de poder cumplir sus funciones y así nuestra materia continua el ciclo de la naturaleza. Es difícil pensar de esta forma porque es necesario abstraerse de la realidad. Nuestra individualidad es una ilusión que nos permite vivir.



Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: