Intento de Objetividad

La subjetividad cultural y los microclimas

Todos hemos escuchado o leído duras críticas contra la mutilación genital en algunas zonas de África, la corrida de toros en España y diversas cuestiones que tienen que ver con la cultura (muchas veces milenarias) de los pueblos. Solo quiero aportar un aspecto al debate pero que quede claro que de ninguna forma estoy a favor de tales prácticas.


Hace alrededor de cinco siglos, españoles, franceses, holandeses, ingleses y portugueses invadieron el continente descubierto por Cristóbal Colon en 1492. Su supuesta excusa para la matanza y esclavitud que provocaron era “civilizar” a los pueblos que habitaban hace muchísimo tiempo el suelo americano. Civilizar significa forzar a un pueblo a adoptar costumbres ajenas a ellos porque las suyas son consideradas salvajes o barbarás por el conquistador. Históricamente fue la justificación de muchas guerras y el motor de otras tantas. Es obvio que no hay culturas peores o mejores, solo diferentes y esas diferencias enriquecen a la humanidad.

En la actualidad, la globalización permitió homogeneizar las diversas culturas. En los países occidentales es medianamente parecida (discursivamente democrática, republicana, católica, etcétera) pero con variables locales. El problema es que desde esta postura critiquemos costumbres centenarias, solo porque según nuestra visión son erróneas. Podríamos decir que objetivamente está mal mutilar mujeres y es verdad pero ¿Qué hacer con las tribus que practican esto? ¿Los obligamos a no realizar esto y ya que estamos, a vivir en ciudades, a creer en nuestros dioses y a adoptar nuestra forma de gobierno?

Lo anterior es un ejemplo perteneciente a una cultura absolutamente distante, ahora analicemos las corridas de toros en España. Este país europeo forma parte de Occidente pero conserva un espectáculo que se realiza hace más de tres siglos. Disfrutar con el sufrimiento animal es pésimo según el pensamiento de muchos donde me incluyo pero si el pueblo español mayoritariamente quiere continuar con esto ¿Por qué no debería? ¿Por qué imponer nuestro forma de pensar a las demás sociedades? Con el mismo razonamiento podríamos hablar sobre los países que aun no adoptaron la democracia, entre otros ejemplos.

Está claro que no hay nada absoluto o universal, todo lo que pensamos depende de la cultura donde estamos inmersos y de nuestro microclima. Cada persona vive en su relativamente pequeño entorno social y con sus prioridades en la vida.  Cuantas veces nos preocupan nimiedades y no asuntos importantes como el hambre de cientos de miles de personas alrededor del mundo. Y cuando somos conscientes de esto, solo es por un instante porque rápidamente volvemos a nuestras preocupaciones banales. Recurriendo a lo reciente ¿Realmente es más importante que un perro no sufra por la pirotecnia a que una familia pase navidad sin un plato de comida? ¿Lo es la tauromaquia con respecto a las personas que no tienen agua potable o vivienda digna?


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: