Intento de Objetividad

El ocaso del kirchnerismo

El kirchnerismo sufrió uno de sus peores resultados nacionales en su historia, solo comparable con la elección presidencial de 2003 donde Néstor Kirchner fue electo presidente. Esta baja performance electoral demuestra un claro desgaste de este frente político que al parecer llego a su ocaso.  Sin reelección viable y con una posible primera minoría en el Congreso, los próximos años serán difíciles para el Frente Para la Victoria.



La oposición obtuvo sendas victorias en 14 distritos: la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Catamarca, Corrientes, Mendoza, Chubut, Santa Cruz, La Rioja, Mendoza, Neuquén, San Juan y San Luis. El kirchnerismo puro triunfo en 7 provincias: Chaco, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, Tierra del Fuego, Tucumán y Salta. Los aliados K se impusieron en el resto: Misiones,  La Pampa y Santiago del Estero.

En la C.A.B.A. las internas mostraron su gran impulso electoral con la victoria de UNEN (32% en senadores, 36% en diputados) sobre el PRO y el kirchnerismo que en 2011 habían tenido la hegemonía electoral. Esta alianza está conformada por el Partido Socialista, la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica y Libres del Sur.  Hace solo 2 años btuvieron sumados cerca del 18 % del electorado en la elección a Jefe de Gobierno donde arraso Mauricio Macri.  Sin embargo, ahora se enfrentan a la dura tarea de mantener su amplio electorado. Su objetivo primordial será arrebatarle el senador por la minoría al kirchnerismo pero también sueñan con la victoria total. Es previsible y deseable que este crecimiento exponencial impulse a más fuerzas políticas a utilizar las PASO de 2015 para definir los candidatos a legisladores e incluso a presidente en otros distritos.

En Buenos Aires, el Frente Renovador de Sergio Massa se posiciono en el primer lugar con una abultada de victoria sobre el candidato de la Casa Rosada, Martin Insaurralde. Los números finales fueron 35% a 29%. En tercer lugar se ubico el Frente Progresista, Cívico y Social que cosecho un magro  11% debido principalmente a su mala enfocada campaña. Debería haberse focalizado en las propuestas políticas donde resalta y no tanto en el carisma de los candidatos que convengamos no poseen en demasía.  La alianza entre Francisco de Narváez y Hugo Moyano quedo a un punto porcentual del FPCyS demostrando la caída abrupta de su líder. Parecen muy lejana, la victoria sobre Néstor Kirchner, Daniel Scioli y el mismo Sergio Massa en 2009.  El quinto lugar fue para el Frente de Izquierda con alrededor del 4 % donde, si sus votantes mantienen su opción, podrá entrar Néstor Pitrola como diputado Nacional.

La “bota” demostró una vez más su adhesión al Frente Progresista, Cívico y Social que desde 2005 nunca obtuvo menos del 35 % y solo fue derrotado en 2009 por decimas porcentuales. La boleta encabezada por Hermes Binner supero ampliamente a su rivales externos e internos, totalizando cerca del 40% de los sufragios. El segundo lugar fue sorpresivo ya que pocas encuestas lo mostraban, allí se ubico Miguel del Sel que cosecho 26%. La siguiente posición la ocupo el ex gobernador Jorge Obeid devenido en kirchnerista que se quedo con el 21%. En la vecina Cordoba, el FPCyS centrado en el juecismo obtuvo 3%, pésimo resultado que peligra la posibilidad de renovar siquiera una banca. Esto peligra las ambiciones de Luis Juez para 2015 donde desea pelear una vez más la gobernación.  En casi todas las demás provincias, también se presento el Frente Progresista o alianzas parecidas que incluyen una variedad de partidos como el Partido Socialista, Libres del Sur, Generación para un Encuentro Nacional, etcétera pero que normalmente su núcleo es el radicalismo. En promedio obtuvieron el segundo lugar aunque lograron varios triunfos, entre los que resaltan Santa Cruz (45%) y La Rioja (41%).

En Córdoba, el peronismo delasotista encabezado por Juan Schiretti obtuvo la victoria (30%). Con el 22% quedo el radicalismo de derecha de Oscar Aguad que repitió su performance de 2011. El tercer lugar fue para el candidato del PRO Hector Baldassi con el 12%. El kirchnerismo quedo cuarto con el 10% de los votos.  Por otro lado, Mario Das Neves disfruto el dulce sabor del triunfo en Chubut  (47%) donde se impuso a los candidatos del gobernador y ex aliado suyo Martin Buzzi.  Compromiso Federal, el partido de los Rodríguez Saa, gano una vez más en su clásico feudo San Luis (50%) y además en San Juan (42%) donde potenciado por una interna supero por 5% a los hombres del minero José Gioja. El peronismo disidente busca un referente hace un tiempo largo, De La Sota no logro serlo, y todo indica que la nueva estrella peronista, Sergio Massa, intentara ocupar ese lugar. El peronismo K también sufrirá fugas hacia el Frente Renovador que no es ortodoxamente peronista más bien una muestra clara de oportunismo político de referentes de diversos partidos y algunos independientes. Massa es hábil en la  difusión mediática de su gestión en Tigre que  comenzó hace varios años centrándose en el supuesto éxito de sus cámaras de seguridad. ¿Se conoce otro “éxito” del tigrense? El buen desempeño electoral no garantiza intelectualidad política. El intendente de Tigre es solo un Amado Boudou con algún adiestramiento extra. Recordemos que los actuales defensores de la intervención del Estado en la economía se formaron en la juventud liberal de Alsogaray en los ‘90.

Si se repiten los resultados de las PASO, el gobierno conseguirá casi la misma cantidad de bancas que en 2009. Aunque en Neuquén y en Mendoza es muy probable que se pierdan aliados. El Frente Renovador del gobernador mendocino Maurice Closs está enojado con el Gobierno Nacional porque lo considera culpable de la caída abrupta de votos que tuvo en las elecciones. En Neuquen, el Movimiento Popular Neuquino dirimió una interna entre un sector cercano al kirchnerismo dirigido por el gobernador Mario Sapag y otro sector más opositor ligado al moyanismo. Este ultimo logro una sorpresiva victoria.  Esto, sumado a la posible fuga de peronistas hacia la oposición complicaría legislativamente los últimos años de gobierno.

El FIT logro un buen resultado a nivel nacional ubicándose tercero o cuarto en varias provincias. Es destacable la cantidad de votantes en Buenos Aires, el 12 % logrado en Salta, 7.5% en Mendoza, entre otros resultados. El trotskismo cambio su estrategia electoral con respecto a 2011 donde  su campaña se había centrado en el “voto lastima” a Altamira. En las PASO para superar el piso del 1.5 % y en las generales para  conseguir su ansiado diputado nacional. Ahora  mostro mayor cantidad y variedad de propuestas,  fue una excepción en una campaña centrada en los spots cercanos a la gente que improvisaron desde el resto de la oposición. Sin desmerecer el esfuerzo de su militancia ni su buena campaña política,  la Ley Orgánica de los Partidos Políticos sancionada en 2009 los ayudo a obtener los  resultados mencionados. Esta ley implemento las elecciones primarias donde cada fuerza debía superar el piso para participar en las generales y la gratuidad de los spots audiovisuales. Lo primero mantuvo cohesionado a los atomizados partidos marxistas y los spots le permitieron obtener la masividad que por costes económicos les era imposible alcanzar.

Para finalizar, si contextualizamos esta elección con la de 2009 se observa claros contrastes. En ambos el kirchnerismo obtuvo un resultado relativamente bajo aunque triunfando. El porcentaje  de estas legislativas es varios puntos inferior al logrado hace 4 años. Pero el contexto económico es mucho mejor ahora además el Gobierno no viene de un enfrentamiento con un sector de poder como lo fue la crisis del campo de 2008. Entonces  ¿A qué se debe este escaso porcentaje? Es el desgaste inevitable de cualquier proceso político, difícilmente sea posible que el kirchnerismo se recupere cuando su líder indiscutida no puede ser reelecta y su poder será mermado progresivamente. Es el fin de un ciclo de político que deja medidas muy buenas  como la Ley de Medios o la re estatización de YPF pero que no supo o no quiso quitarse los resabios de la vieja política. Su centro de poder fue y es el pejotismo. Ahora los camaleones peronistas buscaron una nueva figura que los mantengo en su obsesión, el poder

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: