Intento de Objetividad

La muerte de Chávez y un cambio de época necesario

Uno de los grandes personajes políticos de la política sudamericana murió el 5 de Marzo de este año. Fue el pionero de los gobiernos populistas que marcaron los últimos años y su muerte puede significar un cambio significativo en nuestra Sudamérica.



Hugo Chávez nacido en Barinas en 1954, comenzó su carrera militar en la Academia Militar de Venezuela en 1971. Con excelentes notas logro un rápido ascenso dentro de la jerarquía castrense. Su aparición en el escenario público fue en 1992  cuando comenzó una sublevación militar contra el gobierno constitucional de Carlos Andrés Pérez pero este Golpe de Estado fue infructuoso.  Luego de dos años en prisión, Chávez comenzó a ganar popularidad por criticar duramente a los partidos tradicionales que ya estaban muy desprestigiados. En alianza con vastos sectores de izquierda se candidateo para las elecciones presidenciales de 1998 donde triunfo con el 56 % de los votos contra 40 % de su principal adversario Henrique Salas. En 2001 sufrió en carne propia lo que había provocado dos décadas antes, un intento de Golpe de Estado.  Las fuerzas armadas lo mantuvieron cautivo unos días pero luego pudo retomar el poder. Actualmente el chavismo continua ejerciendo el gobierno de Venezuela pero el análisis sobre su accionar se dejara para otro momento

Con sus aciertos y errores los gobiernos recientes de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina y Brasil fueron útiles para terminar definitivamente con el neoliberalismo que había asolado el continente en la década de los 90. Podemos diferenciar dos tendencias de este populismo de izquierda, por un lado los extremistas Evo Morales, Rafael Correa y el difunto Hugo Chávez y por el otro los centrados: el matrimonio Kirchner y Lula y Dilma Rousseff .  Obviamente se diferencian por las características propias de cada país. Estos gobiernos contaron con grandes logros pero sus falencias siguen siendo sistemáticas. Entre las cuales encontramos  un aparato de corrupción que difícilmente pueda ser enfrentado porque peligraría la propia subsistencia del líder en el poder. Los extremistas en su afán por alejarse del maldito “Imperio Yankee” terminaron siendo aliados de dictaduras light como Cuba y de dictaduras horrorosas como Siria e Irán. En Chávez, eran claros el ultra catolicismo y anti sionismo que poseía. 

En este contexto surgieron opciones superadoras como Hermes Binner en Argentina y Henrique Capriles en Venezuela. Son menos corruptos, menos autoritarios, quizás más a la derecha.  Ambos representan una centro izquierda republicana. Su posición política es claramente opositora pero constructiva, reconocen los logros de los gobiernos actuales. Es erróneo pensar que ellos forman parte del retroceso al neoliberalismo porque si asumen no serian tan ilusos de modificar todos los aciertos de sus gobiernos previos. Sus “buenos” predecesores les plantearían limites que en esto caso son buenos. El margen para derechizarse o intentar retroceder es menor.

Según la constitución venezolana, la muerte del Presidente representa la convocatoria a nuevas elecciones. Estas se realizaran el 24 de Abril. El recordatorio de los aciertos chavistas y la pena por su partida van a incrementar el caudal electoral de Nicolás Maduro, su sucesor.  Sin embargo, Venezuela atraviesa una difícil etapa económica donde la inflación es creciente y el precio del dólar se dispara. Cualquier similitud con Argentina no es pura coincidencia. Seguramente aun no es el momento pero tarde o temprano será impetuoso el cambio de época que terminara de cambiar profundamente la estructura de cada país.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: