Intento de Objetividad

Progresista y Amplio

Dentro del Frente Amplio Progresista hay  un amplio abanico de representantes de la izquierda, desde el centro hasta casi el extremo. El eje que cohesiona la diversidad de ideas es el programa del FAP presentado el año pasado y renovado  el 24 de Noviembre pasado. Surgen dilemas sobre el futuro del frente ¿Deberá aceptar nuevas fuerzas políticas como, por ejemplo, la Unión Cívica Radical o debe mantenerse tal cual y obligarse a ser un proyecto a largo plazo?



En primer lugar debemos entender que las alianzas son un componente intrínseco de la política, fortalece la formación de una alternativa con posibilidades reales de triunfo.  Pero no podemos aliarnos con fuerzas políticas tan distantes ideológicamente como el PRO o el peronismo de derecha, sería un suicidio. Destruiríamos parte de nuestro sustento electoral y formaríamos un frente fuerte aunque inestable que quizás podría ganar pero causaría más males al país de los que podría sanar. En otras palabras, estaríamos condenados al fracaso.

Defender a ultranza una ideología concreta y no aliarse con nadie que piense exactamente igual no es viable tampoco, es hacer lo mismo que el troskismo. Si queremos terminar festejando un 2 % pero con nuestros ideales intactos sigamos esos pasos. Realmente no pienso que debamos ser tan cerrados, siempre estuve a favor de la alianza con fuerzas afines como el radicalismo, la Coalición Cívica, Proyecto Sur y cualquier fuerza política que comparta el ideario de nuestro frente. El Frente Amplio Progresista tiene una base ideológica que lo une y todos los nuevos partidos políticos que se sumen deben compartirla.

Debemos encontrar el término medio entre aliarse con cualquiera para ganar y defender nuestros ideales progresistas. Es complejo, podríamos permanecer tal cual estamos y ser un proyecto a largo plazo pero en la dinámica política argentina me parece  irrealizable. Estamos obligados a aliarnos pero, como mencione antes, sin perder la coherencia que nos caracteriza. El año que viene se vota nuevamente, hay elecciones legislativas donde podemos ensayar posibles alianzas locales que pueden replicarse a nivel nacional.

Claramente es muy difícil triunfar sobre una estructura tan afianzada como el pejotismo (camaleonismo mercenario) pero Hermes Binner es capaz de lograrlo. Lo demostró cuando triunfo contra la hegemonía peronista de Santa Fe en 2003, por la injusta Ley de Lemas no se le otorgo la gobernación, 2005, como candidato a diputado nacional y en 2007, cuando fue electo como primer gobernador socialista de nuestro país.

El año pasado en una fugaz campaña obtuvo el segundo lugar en las elecciones presidenciales con casi 4 millones de votos. Este año demostró nuevamente  que quiere ser una alternativa real y que trabajara incansablemente para lograrlo, en un año no electoral  y con su avanzada edad realizo encuentros del Frente Amplio Progresista por todo el país. El momento culmine fue el 24 de Noviembre en Costa Salguero donde se presento el documento “20 Ideas para 20 Años” y se animo a los militantes para que trabajen como nunca. No tenemos el apoyo de los grandes poderes económicos ni de una poderosa estructura de poder pero con arduo trabajo vamos a lograr un país justo, solidario, plural y sobretodo progresista.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: