Intento de Objetividad

Peronismo

El 17 de Octubre de 1945 nació un movimiento dispuesto a ser protagonista importante, excluyente en algunos tramos históricos, de la política argentina. Juan Domingo Perón fue ungido como líder por parte de las masas humildes congregadas en Plaza de Mayo, él no se autoproclamo conductor del movimiento el pueblo lo eligió. Intentemos explicar brevemente que fue el peronismo y que es actualmente.



El militar Juan Domingo Perón inicia su creciente protagonismo cuando adhirió por acción u omisión  al Golpe de Estado impulsado por José Feliz Uriburu que derroco al gobierno democrático de Hipólito Irigoyen en 1930. Después de su paso por la Italia fascista de Musollini donde perfecciono sus habilidades militares, fue participe importante del golpe interno de 1943 que removió al desprestigiado gobierno del presidente de facto Ramón Castillo.

Pablo Ramírez sucedió a Castillo como presidente y Perón fue puesto al mando del Departamento Nacional de Trabajo, que posteriormente se transformaría en la Secretaria de Trabajo y Previsión, desde donde comenzó hábilmente su relación con los sindicatos que en ese entonces eran dominados por el socialismo. Con la asunción al poder de su amigo Edelmiro Farrell en 1944, su poder aumento y fue designado Vicepresidente y Ministro de Guerra además del cargo de Secretario de Trabajo que ya poseía. A través de decretos, Perón logro mejorar bastante las condiciones laborales de los trabajadores (extensión de las indemnizaciones por despido y régimen jubilatorio, Estatuto del Peón de Campo, etcétera).

La creciente industrialización que inicio el país a principio del siglo XX y la consecuente llegada a las ciudades de miles de argentinos desde el interior y de extranjeros provoco el surgimiento de un nuevo actor social que debido a su rápida aparición aun no tenia representación política.  Juan Domingo Perón a través de su alianza con la Central General del Trabajo se gano justamente el apoyo masivo de ellos.

En plena Guerra Mundial la simpatía de Perón con el fascismo, las leyes favorables a los trabajadores (obviamente perjudiciales para empresarios) y sus opositores dentro del ejército lograron la destitución de Perón de todos sus cargos públicos y su detención en la isla Martin García a principios de octubre de 1945. Pocos días después, el 17 de Octubre una multitud de miles de personas reunidas en Plaza de Mayo reclamaba su regreso. Perón volvió triunfante y desde el balcón de la Casa Rosada manifestó sus ansias presidenciales para las elecciones de febrero de 1946.

El país vivió una fuerte polarización entre Juan Domingo Perón y su rival radical  José Tamborini. Perón recibió el apoyo político del flamante Partido Laboralista y de sectores radicales además de la poderosa CGT. Tamborini fue designado candidato de la Unión Democrática que incluía desde la izquierda más extrema hasta la derecha más repugnante, una de sus pocas coincidencias de esta alianza y quizás la única era su ferviente anti peronismo. La UD nació a partir de la articulación del embajador estadounidense Spruille Braden que veía a Perón como un posible representante del fascismo en Latinoamerica. Después de una intensa campaña presidencial, el 24 de febrero del 46 Perón triunfo ampliamente con el 56 % de los votos.

El peronismo en el poder tuvo excesos y grandes logros. Autoritarismo exagerado, el irrespeto al pensamiento distinto, el derecho al voto femenino, la excelente relación con dictadores lamentables como Franco y Stroessner, los nuevos derechos para los trabajadores, la Universidad Obrera Nacional, supresión de los aranceles para la educación universitaria… El fin del gobierno peronista llego en 1955 donde un sangriento Golpe de Estado lo derrumbo.

Perón después de pasar por varios países se asentó en España y transcurrieron los largos años de proscripción peronista interrumpida por lapsos muy breves. El peronismo adquirió una gran épica que lo fortaleció y lo mantuvo vigoroso pero en contrapartida se heterogeneizó  progresivamente y de tal forma que perdió su ideología inicial.

Actualmente donde el peronismo en su conjunto posee una enorme estructura de poder que se mantiene a través de los años siguiendo ciegamente al líder temporal. La ideología no existe, el movimiento asume como propio el pensamiento de su conductor y lo defiende a muerte. Los mismos actores y el mismo movimiento que apoyo el desguace del Estado en los 90 ahora creen que el Estado debe estar presente en todos los ámbitos de la sociedad y lo hacen impunentemente,  sin sonrojarse.  

¿Quiénes pueden ser considerados peronistas? Carlos Menem es peronista, Néstor Kirchner es peronista, Ítalo Luder fue peronista,  José López Rega también y muchos más. El movimiento peronista en su gran mayoría los  ungio en su momento como líderes y ese requisito es el único necesario para llamarlos así.  ¿Por qué deberiamos tener en cuenta sus distantes ideologías cuando el peronismo ya no posee una única y reconocible?

Finalizo con unas palabras de Mario Wainfeld: “El peronismo es tributario del poder, que es uno de sus ejes ordenadores. La doctrina va y viene. Las veinte verdades pueden traducirse a “n” catecismos. El principio ordenador, la sustancia que da identidad, lo que vertebra a conductores y conducidos es el poder.”

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: