Intento de Objetividad

"El Soñador" - cuento fantastico

Lo hice enteramente yo , disfrutenlo:



Un arqueólogo español emprendió un viaje por México. En un lugar alejado de la civilización  descubrió las ruinas de un viejo pueblo azteca, allí encontró un trozo de papiro que es donde usualmente escribían los mexicas.  Su antigüedad era de varios siglos y por ende su valor debería ser enorme, el español se dedico durante horas a traducirlo, finalmente lo hizo. Acampo cerca de las ruinas de ese pueblo y  leyó la  traducción de ese papiro:

Quiero contar el raro suceso que ocurre en mi pueblo, algunos creen que es un castigo divino, usualmente se lo llama  “El Soñador” pero ¿Quién o qué es el soñador? Lo desconocemos, solo sabemos lo que provoca en sus víctimas. Su ataque es  en un sueño donde muestra una situación que podría haber ocurrido realmente o que efectivamente sucedió pero de una forma distinta. Es un sueño corto, solo cuando tu cerebro recupera su lucidez total evidencias que el hecho soñado nunca ocurrió  e incluso allí queda margen de duda. La situación mostrada por él puede ser de distinto índole por ende puede provocar distintos tipos de sentimientos en el que lo sufre. Estos sueños tan reales son cada vez más frecuentes y cada vez más horrendos. La línea entre ficción y realidad se hace tan fina en la victima que le cuesta mucho diferenciar una de la otra,  cuando finalmente ya no puede hacerlo cae irremediablemente en la locura. Esto les sucede a varios de nuestros habitantes. “El Soñador” ataca a los mejores y a los peores por igual y parece que lentamente el número de afectados es mayor.  Nuestro pueblo parece estar condenado.

Recientemente llegaron a nuestro pueblo seres parecidos a hombres pero blancos como la cal y revestido en una dura y brillante coraza, montados sobre enormes perros. Nosotros creíamos que eran enviados de nuestro Dios, que algún día llegarían por el este, y los recibimos de una forma muy amable. Ellos repentinamente comenzaron a matar a cualquiera que se les interpusiera en su camino, parecían invencibles. En este momento se dirigen a nuestro templo donde guardamos nuestras reliquias.  La salvaje lucha continua en las calles mientras escribo estas líneas. Es cuestión de tiempo, nos van a matar a todos y no quiero que mi pueblo quede envuelto en el olvido o… ¿en la locura?


Cuando el español termino de leer, comenzó una gran tormenta que lo obligo a meterse a su carpa sin siquiera tiempo de pensar lo leído. Durmió allí y cuando despertó, observó estupefacto que sus increíbles hallazgos arqueológicos habían desaparecido.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: